domingo, 11 de junio de 2017

¿Qué hacemos con la cultura de la inmediatez?

“La primavera nos recuerda que como en todo en la vida, tenemos un momento para disfrutar y empezar de nuevo, con el sol llega la vida y la esperanza de una mañana mejor”
(Víctor Zegarra)




La cultura de la inmediatez

Empieza la mañana con una energía y dispersión desbordante, entre risas, complicidad, nervios y mucha alegría primaveral. Queremos hablar de todo y nada en concreto, nos encanta reír, poner humor a los días más negros y sacar la parte positiva de las adversidades que se nos presentan todos los días. Opinamos, conversamos, discutimos, en definitiva, compartimos. Hablamos sobre la impaciencia, la cultura de la inmediatez, el gran problema del querer todo “AHORA Y YA”, lo difícil que es afianzar la cultura del esfuerzo, cuando la sociedad y las nuevas tecnologías nos lo ponen todo al instante, y con ello la consecuencia de valorar muy poco lo conseguido ya que no nos ha costado mucho. 


Perseverar


Le damos mucho valor a la palabra perseverar, de no ser impacientes en ver los resultados en nuestros hijos, porque creemos que con perseverancia todo se verá en el futuro, y se llegará al objetivo que queramos llegar. 



Vivimos muy rápido, pero también si queremos podemos ir más despacito, el cambio está en nosotros y los hijos son reflejo de los padres y de la vida que llevamos. No tiene sentido querer hijos calmados si la palabra que más utilizamos es “date prisa”, hay que ser consecuente con la vida que queremos y con lo que hacemos. Somos protagonistas de nuestro propio cambio, de nuestra línea de vida. 

Tertulear y disfrutar

La mañana como siempre ha sido divertida, distendida y muy intensa donde cada uno de nosotros ha dejado florecer como cada martes sus pensamientos, porque nos liberamos y nada nos detiene, así es la primavera, así somos los tertulianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario